Cocina con tu microondas: 6 trucos para aprovecharlo al máximo

Que el microondas sirve para mucho más que calentar ya ha quedado suficientemente demostrada a base de algunas de las recetas que compartimos en esta web “Cocinando con Panasonic”.

Pero por si todavía alguien que cree que calentar el café es lo mejor que podemos hacer con este electrodoméstico -de hecho recalentar el café es siempre mala idea- hemos recopilado media docena de sencillo trucos para aprovechar aun más nuestro microondas.

6 Trucos para Cocinar con tu Microondas

1. Espuma de leche para ser un auténtico barista

Hablando de café, empezamos por la espuma que necesitaremos para preparar, por ejemplo, un buen capuccino en casa.
El microondas y un tarro de cristal es todo lo que necesitaremos para montar esta espuma en uno segundos.
Usaremos leche entera -cuanto más grasa, mejor-, echamos algo menos de medio bote de cristal y, tras ponerle la tapa, agitamos con energía.
Quitamos la tapa, unos 30 segundos al microondas -o menos, mejor observar para que no se salga- y veremos como la espuma de leche va aumentando.

Espuma de leche en el microondas

2. Obtener más zumo de los cítricos

Ahora que estamos en plena temporada de cítricos y que seguro que cada mañana cae un zumo de naranja, hay un truco muy sencillo para obtener algo más de zumo: calentar un poco las naranjas.
En realidad no deberían estar en la neveras, pero tanto si es así -mal- como si están a temperatura ambiente, unos segundos en el microonda ayudarán a subir ligeramente su temperatura y conseguir más zumo.

3. Secar hierbas aromáticas

Compramos un ramillete de perejil o cilantro convencidos de que vamos a cocinar un montón y no va a sobrar nada, pero a la hora de la verdad, ha pasado una semana, nos sobra más de la mitad y está empezando a quedarse pocho.
También en este caso el microondas es la solución, porque podremos secar las hojas para poder almacenarlas como otras especias secas.
Para hacerlo necesitaremos un poco de paciencia y papel de cocina. Cortamos las hojas y las ponemos entre dos capas de papel de cocina. Al microondas en un par de tandas de 1 minuto a máxima potencia -damos la vuelta al papel tras el primer minuto- y ya estarán secas y listas.
Para comprobarlo sólo tenemos que ver que se despedazan con facilidad entre los dedos.

Secar hiervas aromáticas en el microondas

4. Un huevo frito

Ya hemos visto que conseguir un huevo escalfado al microondas es muy sencillo. ¿Pero nos podemos atrever también con un huevo frito? Pues sí. En este caso los accesorios de los microondas Panasonic nos van a venir muy bien, porque su bandeja especial para vapor y freír es ideal para esta tarea.
Tan sólo tenemos que precalentar siguiendo las instrucciones de cada modelo y mientras tanto separar la clara y el huevo.
Una vez caliente, añadimos una gota de aceite y la clara, y cocinamos durante unos 30 segundos. Después colocamos la yema en el centro y cocinamos unos 15 segundos más, rematando con un poco de sal.
¿Y no podemos hacerlo todo junto en un bol para ahorrar tiempo? También, aunque quedará menos bonito.

5. Dulce de leche casero

La salsa preferida de los más golosos se obtiene cociendo leche condensada. Algo que podemos hacer por el método tradicional (al baño maría) pero que lleva bastante tiempo, o usando el atajo del microondas.
Tan sencillo como colocar la leche condensada en un bol apto para microondas y bastante alto, para evitar que se salga al calentarse.
A potencia media, calentamos dos minutos, removemos, y dos minutos más. A partir de este punto, bajamos más la potencia (a unos 400 W) y en tandas de 2 minutos vamos calentando, removiendo, y dejando enfriar un poco, mientras la leche condensada va cogiendo color y consistencia.
Repetimos la operación hasta dar con el punto deseado del dulce de leche.

6. Jamón y bacon crujiente

Antojo de bacon bien crujiente para desayunar. Pues no hace falta coger la sartén ni montar un pequeño desastre en la cocina, porque en pocos minutos puede estar listo al microondas.
El truco es colocarlo entre papel de cocina y calentarlo durante un par de minutos -dependiendo de la potencia- hasta que quede bien tostado.
Podemos hacer lo mismo con esas lonchas de jamón que se nos han quedado olvidadas y un poco resecas y que se pueden convertir -pasadas por el microondas y bien crujientes- en un ingrediente diferente y crocante para la ensalada o una crema, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *